En ese contexto, para que los contribuyentes y los agentes de recaudación de la Ciudad puedan regularizar obligaciones tributarias que no resulten de dicho régimen de blanqueo, la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) implementó a través de la misma norma un régimen de beneficios excepcionales similares a los nacionales. El mismo alcanza a obligaciones vencidas al 31 de mayo de 2016, eximiendo intereses, recargos, multas y demás sanciones, incluso las alcanzadas por la ley penal tributaria.



¿Qué se requiere para adherir al Plan de Regularización?



  • Contar con Clave Ciudad Nivel 1 o 2.

  • Contar con una cuenta bancaria cuyo CBU deberá informarse a efectos de debitar las cuotas.

  • Adherir al Domicilio Fiscal Electrónico.


¿Quiénes pueden adherir al Plan de Regularización?


Todos los contribuyentes, incluso los Grandes Contribuyentes y los agentes de Recaudación.



¿Cómo se adhiere al Plan de Regularización?


Para acogerse al Plan de regularización y gozar de sus beneficios es necesario:




  • Constituir y mantener el “Domicilio Fiscal Electrónico”.

  • Abonar el total de la deuda al contado o el pago a cuenta, conforme la opción de regularización que se elija.

  • Ingresar al aplicativo a los fines de convalidar, modificar y/o incorporar las obligaciones adeudadas para su regularización.

  • Informar Clave Bancaria Uniforme (CBU) de la cuenta corriente o de la caja de ahorro de la que se debitarán los importes correspondientes para la cancelación de cada una de las cuotas.