En ese contexto, para que los contribuyentes y los agentes de recaudación de la Ciudad puedan regularizar obligaciones tributarias que no resulten de dicho régimen de blanqueo, la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) implementó a través de la misma norma un régimen de beneficios excepcionales similares a los nacionales. El mismo alcanza a obligaciones vencidas al 31 de mayo de 2016, eximiendo intereses, recargos, multas y demás sanciones, incluso las alcanzadas por la ley penal tributaria.

¿Qué se requiere para adherir al Plan de Regularización?

    <