Buscan regular de forma innovadora e inclusiva los trapitos en la Ciudad

En un intento por regular la actividad de los cuidacoches o trapitos en la Ciudad, la diputada Natalia Fidel presentó un proyecto que prohíbe la actividad pero permite que personas desocupadas puedan ser habilitadas para llevarla a cabo.

Natalia Fidel

La diputada Natalia Fidel (SUMA+) presentó un proyecto que según afirma “busca regular de una manera innovadora e inclusiva la cuestión de los trapitos en la ciudad de Buenos Aires”.

La iniciativa, que cuenta con la adhesión de todos los miembros del bloque SUMA + (perteneciente a ECO, el espacio que lidera Martín Lousteau), propone encontrar un equilibrio entre las dos situaciones que han entrado en conflicto alrededor de este tema: por un lado, la injusticia que se produce cuando un particular le cobra a otro por utilizar un espacio público que es libre; por el otro, la necesidad de buscar una salida para aquellos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad, y que recurren a la actividad de cuidacoches sin una intención delictiva y como único medio de subsistencia.

El proyecto propone una solución integral que, por un lado, prohíbe la actividad y facilita la sanción, y que, por otro, establece y regula un régimen de excepción para aquellos que se encuentren autorizados a través un programa de inclusión social llamado Programa Cuidacoches.

Mediante dicho programa, los ciudadanos porteños que se encuentren desocupados y cumplan una serie de requisitos podrán desarrollar la actividad de cuidacoches dentro de un marco específico en el que: se les asignará un beneficio económico equivalente al 80% de la Canasta Básica Alimentaria (que provendrá de la recaudación de los parquímetros); no podrán cobrarle a los conductores por estacionar, aunque sí podrán recibir propinas, debiendo entregar una constancia de contribución oficial; se les asignará una zona específica y un horario fijo; y se los proveerá con una credencial y pechera identificatoria y un botón antipánico, de modo que tengan la capacidad de reportar la actividad sospechosa que se produzca en sus zonas.

Además tendrán la obligación de continuar sus estudios o capacitarse en oficios y no podrán quedarse en el programa más allá del límite máximo de cuatro años. “No se busca hacer de la actividad de trapito una profesión, sino un mecanismo facilitador para su reinserción en el mercado laboral”, aclararon.

También se pondrá a disposición de los ciudadanos una serie de canales (web, línea telefónica y una aplicación móvil) para que puedan realizar denuncias frente a eventuales abusos de cualquier beneficiario del programa.

La propuesta completa está disponible para su descarga en un micrositio desarrollado por el equipo de la diputada Fidel, www.leycuidacoches.com.ar, que incluye, entre otras cosas, modelo de chaleco, certificación oficial y aplicación móvil para denunciar posibles irregularidades, y una explicación detallada para que la ciudadanía pueda conocer el proyecto con más profundidad y acercar su opinión.

     

Comentarios

Si te sirvió compartilo en tus redes ...
::: ECO-HUMOR: Le ponemos risas a la profesión :::